23/7/07

MaNDaLa

Necesitaba un poco de distracción, algo que me evadiera de las calenturas de cabeza a que me estaba sometiendo y recordé que en una carpeta había sacado varias plantillas de Mandalas. En realidad es la tercera que hago. Las dos primeras las comencé de dentro para fuera, pero en esta varié y fue una interiorización. Es la que más me ha gustado. Relaja, me ayudó.

Mandala significa círculo en sánscrito. Esta palabra es también conocida como rueda y totalidad. Más allá de su definición como palabra, desde el punto de vista espiritual es un centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente. También se le define como un sistema ideográfico contenedor de un espacio sagrado.

Los mandalas son utilizados desde tiempos remotos. Tienen su origen en la India y se propagaron en las culturas orientales, en las indígenas de América y en los aborígenes de Australia. Los mandalas consisten en una serie de formas geométricas concéntricas (círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos) organizadas en diversos niveles visuales. Los diseños son muy variados, pero mantienen características similares: un centro y puntos cardinales contenido en círculos y dispuestos con cierta simetría. Según la Psicología, el mandala representa al ser humano. Interactuar con ellos te ayuda a curar la fragmentación psíquica y espiritual, a manifestar tu creatividad y a reconectarte con tu ser esencial, te ayuda a expresarte mejor con el mundo exterior y desarrolla la paciencia.

Leer método de meditación

El trabajo de meditación con mandalas puede consistir en la observación o el dibujo de éstos. En el primer caso, con sólo sentarte en un lugar cómodo, lograr una respiración rítmica y profunda, y disponerte a observar algún mandala de tu elección, puede llevarte a un estado de relajación y te sentirás más alerta ante los hechos que suceden a tu alrededor. En el segundo caso, puedes dibujar mandalas o colorearlas. Se recomienda que si estás vinculándote con estas imágenes, comiences por pintarlas. Para ello, escoge un modelo que te inspire, selecciona los instrumentos (colores, marcadores, acuarelas, por ejemplo), y luego instálate en un sitio tranquilo. Puedes colocar música si lo deseas y comienza tu trabajo. Hay técnicas variadas, todo dependerá del tu estado de ánimo y de lo que el mandala que desees pintar te transmita. Si crees que necesitas ayuda para exteriorizar tus emociones, puedes colorearlas de adentro hacia fuera; si por el contrario, quieres buscar tu centro, píntalas de afuera hacia adentro.

2 comentarios:

MaRiKiLLa dijo...

ala!! que mandala tan bonito!!! y pintado aún más!!
Quedó muy chulo si señor!!y si te ayudó a relajarte...mejor que mejor!!
Algún dia te enseñaré los que hice para que te rias un poco...jejeje

PoliSeMia dijo...

O_O enseñamelas :p